Cómo se conoce al amigo y al enemigo

No se conoce al amigo en la prosperidad;
y en la adversidad no quedará oculto el enemigo.

En la prosperidad del hombre sus enemigos andan tristes;
y en la adversidad se conoce quién es amigo.

Nunca te fíes de tu enemigo;
porque como un vaso de cobre,
cría cardenillo su malicia.

Aunque haciendo de humilde ande cabizbajo,
tú está sobre aviso, y recátate de él.

No te le pongas a tu lado, ni se siente a tu diestra;
no sea que volviéndose contra ti, tire a ocupar tu puesto;
y al fin caigas en cuenta de lo que digo,
y te traspasen el corazón mis advertencias.

¿Quién tendrá compasión del encantador mordido de la serpiente,
ni de todos que se acercan a las fieras?
Así será del que se acompaña con un hombre inicuo,
y se halla envuelto en sus pecados.

Algún tiempo estará contigo;
mas si declina tu fortuna, no te sostendrá.

El enemigo tiene la miel en sus labios;
mas en su corazón está tramando cómo dar contigo en la fosa.

Derrama lágrima de sus ojos el enemigo;
pero si halla ocasión, no se hartará de sangre;
y si te sobreviene algún mal,
hallarás que él es su primer origen.

Llorando están los ojos del enemigo;
pero en ademán de querer ayudarte te dará un traspié.

Menerará su cabeza, y dará palmadas,
y hablando mucho entre dientes, mudará su rostro.

Eclesiástico 12
(Fragmentos)

“Cría cardenillo su malicia”, Cardenillo: mezcla venenosa de acetatos básicos de cobre, de color verde azulado, que se forma en la superficie de los objetos de cobre o bronce; también se llama verdín.

“Aunque haciendo de humilde ande cabizbajo”, otra traducción dice: “Aunque se haga el humilde y parezca sencillo, ten cuidado y desconfía de él. Haz con él como si pulieras un espejo, para saber si la herrumbre terminó de corroerlo”. La prudencia es el criterio para conocer a los verdaderos amigos y a los falsos. Los espejos de metal empleados en este tiempo se tenían que limpiar contínuamente para que no distorsionaran las imágenes. De igual manera deben ser probados los supuestos amigos para conocer su intención.

“Así será del que se acompaña con un hombre inicuo”, la misma naturaleza nos muestra que la manzana picada pudre la buena, y no es ésta la que sana a aquélla. El autor sabe que, con frecuencia, los amigos de ocasión se convierten en enemigos. La traición y la insinceridad son su paga; incluso, pueden arrastrar al justo hacia la soberbia y la maldad con su mal ejemplo. En este verso, el texto hebreo dice: “Pues lo mismo quien se junta con mujer insolente y se mezcla en sus pecados; no terminará sin que prenda fuego en él”.

Anuncios
Publicado en General | Deja un comentario

A quién se debe hacer bien

Si haces bien, mira a quién lo haces;
y tendrás mucho mérito por tu bondad.

Haz bien al justo, y lograrás una gran recompensa,
si no de él, a lo menos del Señor.

No lo pasará bien el que de continuo hace mal,
porque el Altísimo aborrece a los pecadores;
y usa de misericordia con los que se arrepienten.

Sé tú liberal con el hombre misericordioso, y no patrocines al pecador;
porque Él dará su merecido a los impíos y a los pecadores,
reservándolos para el día de la venganza.

Sé liberal con el hombre de bien, y no apoyes al pecador.

Haz bien al humilde, y no concedas dones al impío;
impide que se le dé de comer,
para que no se alce sobre ti con lo mismo que le das.
Porque será doble mal el que reportarás por todo el bien que le hicieres;
pues odia el Altísimo a los pecadores, y tomará venganza de los impíos.

Eclesiástico 12
(Fragmentos)

“Si haces bien, mira a quién lo haces”, contrasta con el “Haz bien y no mires a quién”, máxima mundana que muchos creen evangélica. Este pasaje de observar a quién hacemos un favor, nos permite actuar con sabiduría librándonos de escrúpulos.

“Y lograrás una gran recompensa”, el amor al prójimo sólo vale y merece en cuanto viene del amor a Dios (1a. Corintios 13) y este amor nos mueve a preferir a los verdaderos amigos de Él. Esto es lo que Cristo mira como hecho a Él mismo (Mateo 10:40, 25:40) cuando damos de comer, de beber, hospedar, vestir, y visitar a nuestros hermanos en Él (esto es específico).

“No patrocines al pecador”, no debemos confundir esto comparando las palabras de Jesús cuando dijo:

“No resistan al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses”.
(Mateo 5:39)

pues la enseñanza del Señor es no darse por ofendido, ni ponerse al mismo nivel que el aprovechado.

¿A cualquiera que me pida, le debo de prestar porque la Biblia dice que no se lo rehúse? En nuestra comunión con Dios, debemos pedir sabiduría para discernir entre el necesitado y el que se pasa de listo.

“Cuando haya en medio de ti menesteroso de alguno de tus hermanos en alguna de tus ciudades, en la tierra que Jehová tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano contra tu hermano pobre, sino abrirás a él tu mano liberalmente, y en efecto le prestarás lo que necesite.
Guárdate de tener en tu corazón pensamiento perverso, diciendo: Cerca está el año séptimo, el de la remisión, y mires con malos ojos a tu hermano menesteroso para no darle; porque él podrá clamar contra ti a Jehová, y se te contará por pecado.
Sin falta le darás, y no serás de mezquino corazón cuando le des; porque por ello te bendecirá Jehová tu Dios en todos tus hechos, y en todo lo que emprendas”.
(Deuteronomio 15:7)

“El Altísimo aborrece a los pecadores”, un dicho “evangélico” (totalmente falso): “Dios aborrece el pecado, pero ama al pecador”. Frase humanista que se propagó en la iglesia cristiana. El Salmo 5:4 dice:

Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad;
el malo no habitará junto a ti.
Los insensatos no estarán delante de tus ojos;
Aborreces a todos los que hacen iniquidad.
Destruirás a los que hablan mentira;
al hombre sanguinario y engañador abominará Jehová.

La conversión no significa pecar para tener el perdón en la Gracia, sino ser un hombre nuevo y conocer la Gracia santificante.

Publicado en General | Deja un comentario

Falsa riqueza

La bendición de Dios se apresura a recompensar al justo,
y en breve tiempo le hace crecer y fructificar.

No digas: “¿Qué me queda ya que hacer?
¿y qué bienes me vendrán en lo venidero?”

Tampoco digas: “Bástome yo a mí mismo;
¿y qué mal puedo temer para en adelante?

En los días buenos no te olvides de los malos,
y en el día malo acuérdate del día bueno.

Porque fácil es a Dios el dar a cada uno,
en el día de la muerte, el pago según sus obras.

Una hora de mal hace olvidar los mayores deleites;
y en el fin del hombre se manifiestan sus obras.

No alabes a nadie antes de su muerte;
porque al hombre se le ha de conocer en sus hijos.

Eclesiástico 11
(Fragmentos)

“Bástome yo”, ejemplos: Faraón, Amán, Nabucodonosor, Belsasar, etc.

“No alabes a nadie”, Jesús les dijo a los religiosos: “reciben gloria los unos de los otros, y no buscan la gloria que viene del Dios único” (Juan 5:44). “Alaben el nombre de Jehová, porque sólo su nombre es digno de alabanza” (Salmos 148:13).

Publicado en General | Deja un comentario

Pobreza y riqueza

Hay hombre que, estando falto de piedad,
trabaja y se afana y se duele, y tanto menos se enriquece.

Hay otro lánguido y necesitado de amparo,
muy falto de fuerzas y abundante de miseria;
y a éste Dios le mira con ojos benignos,
le alza de su abatimiento y hácele levantar cabeza;
de lo cual quedan muchos maravillados, y glorifican a Dios.

De Dios vienen los bienes y los males,
la vida y la muerte,
la pobreza y la riqueza.

De Dios son la sabiduría, la disciplina y la ciencia de la Ley;
y del mismo son la caridad y las obras que hacen los buenos.

El error y las tinieblas son connaturales a los pecadores;
y los que se glorían en el mal, envejecen en la malicia.

El don de Dios permanece en los justos;
e irá creciendo continuamente con feliz suceso.

Hay quien se hace rico viviendo con escasez;
y el único fruto que tiene por recompensa, es el decir:
Yo he hallado mi reposo, y ahora comeré de mis bienes yo solo.
Mas él no sabe cuánto tiempo le resta;
y no piensa que se le acerca la muerte,
y que todo lo dejará a otros y morirá.

Persiste en tu pacto, y de éste trata,
y acaba tus días cumpliendo con aquello que te está mandado.

No fijes tu consideración en las obras de los pecadores;
confía en Dios, y mantente en tu puesto.

Porque fácil es a Dios el enriquecer en un momento al pobre.

Eclesiástico 11
(Fragmentos)

“Los bienes y los males”, Job dijo: “desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito. ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos?” (Job 1:21, 2:10). “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien” (Romanos 8:28), Dios no puede ser autor del mal. “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación” (Santiago 1:17).

“La pobreza y la riqueza”, ¿cuántas veces despertamos y dormimos atribuyendo todo al esfuerzo del hombre? Jesús dijo: “No se afanen por su vida, qué han de comer o qué han de beber; ni por su cuerpo, qué han de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Los paganos buscan todas estas cosas. Busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas” (Mateo 6:25-33).

“La ciencia de la Ley”, en el texto hebreo en vez de ciencia, dice más exactamente conocimiento. De Dios son la sabiduría, la disciplina y el conocimiento de la Ley.

“El don de Dios permanece en los justos”, ¡Qué hermosa oración de Pablo y Timoteo!: “No cesamos de orar por ustedes, y de pedir que sean llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, para que anden como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios” (Colosenses 1:9).

“Rico viviendo con escasez”, hay quien se enriquece con inquietudes y avaricia.

“Persiste en tu pacto”, en tu condición y vocación, en tu llamado, sin inquietarte por las novedades. Jesús vivió 30 años en el taller de Nazaret.

Publicado en General | Deja un comentario

No te gloríes

La sabiduría ensalzará al humilde,
y le dará asiento en medio de los magnates.

No alabes al hombre por su bello aspecto,
ni desprecies a nadie por su sola presencia exterior.

Pequeña es la abeja entre los volátiles,
mas su fruto es el primero en la dulzura.

No te gloríes jamás por el traje que llevas,
y no te engrías cuando te veas ensalzado en alto puesto;
porque sólo las obras del Altísimo son admirables;
gloriosas son ellas, pero ocultas e invisibles.

Sentáronse en el trono muchos tiranos;
y un hombre, en quien nadie pensaba, se ciñó la diadema.

Cayeron en grande ignominia muchos potentados;
y magnates fueron entregados en poder de otros.

A nadie reprendas antes de informarte;
y en habiéndote informado, reprenderás con justicia.

Eclesiástico 11
(Fragmentos)

“La sabiduría ensalzará al humilde”, ejemplos: José en Egipto; David pastor y rey; Daniel y sus compañeros en Babilonia, etc.

“No alabes”, el don de simpatía que derrochan algunas personas debe ponernos en guardia para no caer en sus redes. “Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; la mujer que teme a Jehová, ésa será alabada” (Proverbios 31:30).

“No te gloríes por el traje que llevas”, el texto hebreo dice: “No te rías del vestido raído, ni ridiculices a quien vive momentos de amargura”.

“No te engrías”, recordemos que es del verbo irregular engreír (del latín ingredire, envanecer). Se conjuga como reír.

“Las obras del Altísimo”, otra traducción dice: “porque maravillosas son las obras del Señor, y sin embargo se ocultan a los hombres”.

Publicado en General | Deja un comentario

El evangelio verdadero

La siguiente es una predicación que trata sobre los errores en el evangelismo y el engaño de vida hacia el cual son conducidos los seudoconvertidos.

“Tantas personas que se creen cristianos evangélicos, pero viven continuamente en la carnalidad, pero se creen cristianos porque una vez en su vida oraron una oración o hicieron su decisión

¡La conversión no es una decisión humana, es una obra sobrenatural de Dios! Un hombre puede tomar una decisión y todavía estar rumbo al infierno. Cuántas personas en el día de hoy están confiando -entre los evangélicos- no en Cristo, sino en su decisión.

Cuántas personas he visto, cuando yo les pregunto:
-¿eres salvo?
-sí
-¿cómo sabes?
-hice mi decisión…

¿Qué? ¿es la forma de hablar las escrituras: hice mi decisión? ¿qué significa eso? Está confiando en una decisión y en la sinceridad de su decisión”.

Paul Washer.

DA CLIC AQUÍ para escuchar y/o descargar.

Publicado en General | Deja un comentario

El que teme al Señor

Honrada será la descendencia del que teme a Dios;
mas será deshonrada la del que traspasa los mandamientos del Señor.

Entre los hermanos el superior es honrado;
así sucederá en la presencia del Señor a aquellos que le temen.

La gloria de los ricos, la de los hombres constituidos en dignidad,
y la de los pobres es el temor de Dios.

Guárdate de menospreciar al justo si es pobre;
guárdate de hacer gran aprecio del pecador si es rico.

Los grandes, los jueces y los poderosos gozan de honor;
pero ninguno lo tiene mayor que aquel que teme a Dios.

Al siervo prudente se le sujetarán los hombres libres.
El varón cuerdo y bien enseñado no murmurará por ser corregido;
mas al siervo necio no se le hará semejante honra.

No te engrías cuando tu obra te salga bien;
ni estés de plantón en tiempo de necesidad.

Es más digno de estima aquel que trabaja y abunda de todo,
que el jactancioso que no tiene pan.

Hijo, conserva en la mansedumbre tu alma,
y hónrala como ella merece.

¿Quién justificará al que peca contra su alma?
¿y quién honrará al que a su propia alma deshonra?

El pobre es honrado por sus buenas costumbres y santo temor;
y el rico es respetado por las riquezas que tiene.
Mas aquel que en medio de la pobreza se gloría,
¿cuánto más no lo haría si llegase a ser rico?
El que se gloría en sus riquezas, tiene que temer la pobreza.

Eclesiástico 10
(Fragmentos)

“La gloria de los ricos”, el rico, el ilustre y el pobre, se glorían en el temor del Señor.

“Al siervo necio”, “El que mima a su esclavo desde la niñez, al fin lo encontrará contumaz” dice Proverbios 29:21. Contumaz: tenaz en mantener un error, ¿has escuchado decir?: “eso que hago, no es pecado…”

“Conserva en la mansedumbre tu alma”, valórate con modestia, y apréciate en tu justo valor.

“El que se gloría en sus riquezas”, aunque el sentido es “el que funda su honor en sus riquezas, tiene que temer la pobreza”, en griego dice: El que es sin honra en la riqueza, ¡cuánto más lo será en la pobreza!

Publicado en General | Deja un comentario